21/5/10

- Cuidado de las uñas / El baño / Limpieza de los ojos / Limpieza de la nariz / Limpieza de las orejas / Higiene dental / Higiene digestiva

Cuidado de las uñas














La mayor parte de las veces, el gatito utiliza sus uñas para marcar su territorio. Para evitar los múltiples destrozos que puede ocasionar, sin eliminarle su comportamiento natural, es aconsejable cortarle periódicamente las uñas. Antes de hacerlo usted mismo, pida a su veterinario que le explique qué parte de las mismas puede cortar sin peligro.
Como proceder Aunque cortarle las uñas no representa ningún dolor par el gato, no es momento que aprecie especialmente, por tanto, acostumbrarle desde muy pequeño para limitar su desconfianza. Escoja un lugar confortable y coloque el gatito sobre sus rodillas, sujetando su cuerpo entre sus muslos. Entre corte y corte, es recomendable relajar al animal acariciándole el vientre. El corta uñas es el instrumento ideal. Seccione la parte blanca de la uña sin aproximarse al limite del triangulo rosa, parte carnosa situada en la base de la uña. Si sobrepasa este limite puede provocar una pequeña hemorragia y un dolor agudo a su gatito.















Cortar las uñas Vale más proceder mediante pequeños cortes sucesivos, que cortar directamente de una vez y correr el riesgo de alcanzar la parte viva.



El estado de las uñas de su gato es un verdadero indicador de su estado de salud. Si son demasiado duras o blandas, delatan carencias eventuales o ataques bacterianos. Si su gatito se come las uñas, puede estar atravesando una fase de ansiedad que puede desembocar en una depresión. En este caso, se aconseja consultar con el veterinario.



El baño




































Cuidado, no a todas las razas les gusta el agua No todas las razas de gatos sienten la misma atracción por el agua. El baño es necesario para el mantenimiento de los pelajes semilargos o largos. Es importante, por lo tanto, acostumbrar a su gato al agua desde pequeño. Hágalo con cuidado, pero con determinación La primera vez es importante acostumbrarle al agua sin que le coja miedo, para ello, mójele con un guante o con una esponja. Si muestra una reacción hostil, no insista. Es preferible repetir la operación pasados unos días, hasta que su gatito se acostumbre. Aclarar abundantemente: Después de llenar el fondo de la bañera, o un recipiente dentro de la ducha, con agua a 36-37ºC, deposite con cuidado al gatito, tranquilizándole con caricias y palabras cariñosas. Mójele la espalda echándole agua con un recipiente y procurando que no le entre en los ojos ni en las orejas. Evite mojarle la cabeza. Es importante utilizar exclusivamente un champú especial para gatos, cuya acidez se adapta al pelo y la piel de su animal (de venta en clínicas veterinarias o en tiendas especializadas). Luego lávele el pelo, insistiendo en las zonas más sucias y aclare abundantemente con la ayuda de un recipiente o una ducha de mano. Envuelva después al cachorro en una toalla limpia y caliente, para secarle bien el pelo de todo el cuerpo. Después utilice un secador para secarle bien del todo.
Limpieza de los ojos


















Algunos gatos, (los de cara chata, por ejemplo) tienen unas lágrimas que pueden formar unas manchas amarillentas alrededor del ojo debido al proceso de oxidación. Puede suprimirlas con una gasa impregnada en loción ocular. En caso de lagrimeo o enrojecimiento inhabitual, consulte a su veterinario.


Limpieza de la nariz



















Un gatito que goce de buena salud Debe tener la nariz siempre húmeda y limpia. Importante Algunos gatos pueden tener secreciones en las ventanas de la nariz mocos. Se eliminan fácilmente con una gasa o un pañuelo de papel impregnado de agua templada previamente hervida.
Limpieza de las orejas


























La regla básica es manipularlas lo menos posible. Si existe un goteo especialmente significativo y de aspecto desagradable, debe consultar con su veterinario para obtener un diagnostico preciso. El le aconsejará el tratamiento y la solución auricular apropiados.
Higiene dental






























Los dientes de leche salen entre la segunda semana y la sexta, mientras que los definitivos no aparecen hasta los 4 meses. A la larga el sarro tiende a depositarse en los dientes y a provocar la inflamación de las encías y un mal alienta que puede, en el peor de los casos, provocar la caída de los dientes. Su veterinario le aconsejará y podrá realizar una limpieza con ultrasonidos .
Higiene digestiva




































































Cuando el gato come hierba reproduce un comportamiento ancestral. Es sensible a ciertos sabores y olores presentes en la hierba. Aunque la hierba es para el una purga que provoca la regulación, necesaria para su equilibrio digestivo, no sustitoye la administración regular de un herbicida a su animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada